Seguridad en el Gran Cañón

Consejos 0 1235
Seguridad en el Gran Cañón

Cada año millones de turistas visitan el Gran Cañón y vuelven a sus casas con polvo en las maletas y con la sensación de haber disfrutado de una experiencia única en una de las maravillas naturales del mundo.

Para tener una estancia feliz es necesario seguir unas normas básicas de seguridad, que son especialmente importantes en un lugar salvaje como este, en el que la orografía es tan accidentada, el clima puede ser extremo y en el que muchos visitantes practican deportes de aventura. La mayoría de los consejos de seguridad provienen del mero sentido común y son muy fáciles de seguir.  Aquí van nuestras recomendaciones:

Hidratación y protección solar

En este sentido se recomienda evitar las horas de máximo calor para realizar actividades al aire libre y utilizar abundante crema de protección solar. Los altos niveles de radiación UV pueden producir quemaduras graves y es un riesgo que existe además durante todo el año y que muchos turistas no tienen en cuenta en meses más fríos o en días de viento, en que la sensación de calor es menor.

En cuanto a la hidratación hay que llevar provisiones amplias de agua, sobre todo en el caso de excursionistas en temporada alta.

Los suministros de agua potable son escasos y se limitan a las zonas de visitantes, por lo que hay que llevar reservas.No está de más combinar el agua con bebidas isotónicas. La adecuada alimentación también es un factor importante ya que una exceso de hidratación sin la alimentación adecuada puede ser también problemático.

Sentido común en tus excursiones a pie

Evita las horas de máximo calor en verano y planifica tu ruta de forma realista, teniendo en cuenta el grado de conocimiento que tienes de la zona, el tipo de camino, la señalización, tu estado físico y los tiempos de ida y vuelta.

Cada año, cientos de turistas llaman a los servicios de socorro porque han descendido el cañón a gran profundidad y no saben volver o no tienen energías para ello, bien por falta de suministros o porque el clima ha cambiado. Muchos de estos problemas se causan por querer llegar al río.

En caso de tormenta

Las tormentas son habituales en julio, agosto y septiembre. Son un momento muy bonito para disfrutar del paisaje pero conllevan importantes riesgos sin nos pillan desprevenidos o si estamos en el lugar equivocado en el momento justo.

En las zonas bajas junto al río, las tormentas pueden ocasionar riadas, lo que debe ser tenido en cuenta para pasear por los bordes o para realizar actividades acuáticas. Particularmente peligroso es el cañón Havasupai en estos casos.

Los miradores son también un punto delicado ya que los fuertes vientos nos podrían empujar al vació o nuestros cuerpos podrían atraer a rayos. Ojo con ello. Es acosejable alejarse de árboles y objetos metálicos, refugiarse en el coche o tumbarse en el suelo si estamos en campo abierto.

Ojo en los bordes

Parece innecesario decirlo pero mucho cuidado con los bordes, que en la mayoría de los casos no están vallados. Cada año algún visitantes fallece al despeñarse cañón abajo desde alguno de los miradores.
Precaución especial al pasear en senderos con bordes a precipicio, si hay fuerte viento, en el momento de hacer fotos o si se viaja con niños.

Vigilar la fauna local

El aspecto desértico y despoblado del cañón puede hacer tener la engañosa impresión de que no alberga demasiada vida y no es así. La fauna es abundante y hay unas cuantas especies ahí fuera que nos pueden hacer daño si las  molestamos aunque sea de forma inconsciente.

En el parque hay osos, pumas y grandes ciervos que son petencialmente peligrosos si se sienten agredidos. Las posibilidades de tener un encuentro con ellos son mínimas, por lo que el peligro es bajo pero en caso de avistar uno de ellos se recomienda no acercarse y mantenerse vigilante.

Mayor peligro representan algunas especies de serpiente (como la cascabel) o insectos típicos de habitats desérticos como el escorpiones o escolopendras ya que sus picaduras con veneno pueden ser graves. En caso de mordedura contactar urgentemente con los servicios de salvamento aunque el mejor consejo es la precaución: evitar tocarlos, cuidado si se duerme al aire libre y no levantar piedras o meter la mano en huecos o grietas innecesariamente.

Aunque sin duda, el animal que protagoniza los mayores problemas cada año para los servicios médicos locales son… las ardillas.

En el parque abundan un tipo de ardilla llamada Rock Squirrel, que cada año muerde a cientos de visitantes inicialmente encantados con su tierno aspecto. Estos animales han aprendido a vivir de los visitantes y campistas y pueden ser muy insistentes en la  búsqueda de alimento.

El consejo final, con las ardillas y con el resto de fauna que nos encontremos en la zona es dejarla en paz y no alterar su vida natural.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Valoración del Editor

  • valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Ofertas de alojamiento

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Ver tours disponibles

Enlaces de interés

Síguenos en Facebook

Visita el Gran Cañón

logo1
Nuestra web es la mejor guía en español de la maravilla natural del Gran Cañón del Colorado. Ofrecemos valiosa información para su visita y le ayudamos a hacer sus reservas de alojamientos y tour con la mejor calidad precio de la red.

El Cañón en redes

Contacto

TrafalgarNet Producciones Online
+34 682 20 70 60
info@trafalgarnet.com